Mis libros en Amazon

Películas de Amor

Cuando el alma habla desde el cine a veces se pregunta si lo que ves te resulta familiar o te haces el sordo para no escuchar la voz que te habla de algo tuyo, como si el creador de esa historia se la hubiera inventado de la nada.

La creación no es espontánea, siempre surge de lo que ya está creado en otros planos dimensionales desde hace muchísimo tiempo atrás o lo que llega de la mente del futuro, porque hay seres más evolucionados en otros mundos paralelos que emiten sus creaciones y se plasman en el éter para alimentar las misiones que tienen los humanos de avanzar en el tiempo sin perderse en la realidad inferior.

En las películas hay mucha información que se puede utilizar para limpiar el aura de recuerdos de dolor y de nuestras actividades en otras épocas. ¿O es que piensas que no hemos matado a nadie de un disparo o entrado en una casa a robar?

En ese momento somos Uno con la película, es decir, volvemos a revivir las historia de otras vidas anteriores, y si le damos conciencia a lo que vemos con la intención de liberarlo, podemos hacer un gran trabajo interno con la propia imagen, asumiendo que no somos tan buenos como creemos y deberíamos dejar de juzgar a otros por su comportamiento, que siempre refleja lo que ya se vivió en otras vidas y está aquí para sanarlo.